Home / -En Campaña- / EL RECUERDO DE UN MARINO A 25 AÑOS DEL BETULA
EL RECUERDO DE UN MARINO  A 25 AÑOS DEL BETULA

EL RECUERDO DE UN MARINO A 25 AÑOS DEL BETULA

 

Carlos Torres Oseguera

 

Hoy habría que encender una vela o 25 siguiendo el ceremonial del cumpleañero, este 29 de junio se cumplen 25 años en que el buque tanque Betula acabó encallado entre Playa Azul y las Calabazas, apenas hace cosa de 18 días habíamos destacado que las lluvias y vientos del huracán Bud habían desintegrado los restos del barco en su lugar de naufragio, en este momento solo queda una fragmento del acero desboronada en un cuarto de siglo, hoy se apagan 25 velas del destino final del Betula, en su memoria vayan algunos recuerdos del barco.

 

Con apuros a bordo  

El capitán piloto de puerto José Ramón Mendoza, fue el último marino que intentó domar al Betula manteniéndolo a la tira desde un remolque, fue una gran experiencia dice, la segunda en lo particular como marinero,   2 días navegando con el buque atado a un remolcador a 20 millas del puerto esperando que se estabilizara, pero vino el temporal y ante el riesgo de que el Betula se hundiera y arrastrara consigo el remolcador que intentaba controlarlo, optaron por  romper el cabo con un  hacha, dejando al buque cisterna que fue sacado dos días antes del puerto por daños en los pañoles de la por fuga de la carga que transportaba,  ácido sulfúrico.

Aquella fue una experiencia dice, que exigía un acto de seguridad para con el Puerto, pero años antes en el Canal de la Mancha tuvo lo que llama una verdadera experiencia marinera, tiempos en que no existía la tecnología actual para

la navegación, conducían un barco de pasajeros que se adquirió y reparó en Escocia, se llevaría  a Cancún para ser un enlace  marítimo con isla de Cozumel a Puerto Morelos, en Playa del Carmen.

 

Ya en navegación en Canal de La Mancha nos agarró un temporal, para pasar a la península Ibérica. Era el primer oficial y había

entregado la guardia del buque al segundo oficial a las  ocho de la mañana  empezamos a sentir el balance fuerte del buque por el temporal.

El capitán del buque y el segundo oficial aseveraron no tener certeza de la posición del barco desviado su curso por el temporal. Tiempos en que la navegación se hacía a través de medios marinos como el sextante, cronómetros, observación de estrellas, el sol y la luna para poder sacar la posición el barco, no teníamos  la tecnología de hoy, todo se hacía por cálculos manuales, mentales y de observación  es la cualidad del verdadero marino

Era de día y no veía ni el sol, los otros dos oficiales tuvieron problemas de mareos que obligó a tomar el mando del buque, solo con un timonel tomaba cálculo con leves atisbos de la

posición del sol lo que se registraba en la carta náutica para cruzar las observaciones y ver donde era lo posición del barco en base a eso se logró guiar el barco hacia la costa frente a España en donde se evadió el temporal.

 

Este caso y el Betula son los momentos más particular del Capitán Mendoza, aun oficiando de piloto de puerto en la terminal michoacana.

 

Los muerto del Betula         

Paradójicamente el Betula en su momento fue considerado un símbolo de desastres y muerte,  significó un riesgo d

e explosión o al menos esa fue la teoría  de las autoridades portuarias para determinar el sacar el barco del puerto, con el proyecto de

que se hundiera, pero nada pasó, salvo la tormenta de noticias con los peores pronósticos para flora y fauna marina supuestamente afectados por la descarga de 5mil toneladas de ácido sulfúrico, y el inmediato reclamo de pescadores y enramaderos y propietarios de huertas frente al lugar donde acabó el barco.

Toda aquella algazara poco a poco se fue disipando sin embargo  el Betula en su refugio eterno, ha provocado por lo menos 5 muertes, todos casos de curiosos que se han aventurado a ver el naufragio, unos quedaron al paso del estero del Tigre otros en su intento de llegar al barco los menos afortunados, y más de uno que ha sido rescatado.

 

El Betula ni regalado

Ariel Castellanos Macgregor, ingeniero mecánico naval,  vino a Lázaro Cárdenas como otros inclusive extranjeros, a concursar para  el rescate del Betula, las opciones ofrecidas por el buzo profesional en reparar daños o hacer inspecciones en cascos de buques, preveniente  de Ensenada BCN, le dieron el contrato para sacar la polémica embarcación, a 150 metros de la playa donde acabó  encallado, y atrapado por decenas de “afectados”  que impidieron el rescate del navío, dejando a la aseguradora del barco  sin dinero  o bien tras hacer cuentas que era más barato dejarlo ahí que cubrir indemnizaciones injustificadas, la empresa le regalaba el barco a Castellanos Macgregor, éste aseveró, vine a Lázaro Cárdenas a sacar un barco, no a quedármelo el Betula así como estaba, “Ni regalado”.

 

Pescadores bloquearon el puerto

 

 

El Betula fue centro de atención nacional inclusive internacional por varios días, un acontecimiento de aquella ocasión fue el reclamo de los pescadores que decidieron “bloquear” el puerto, instalado sus lanchas en el canal de navegación, el Betula ya había sido sacado del puerto y andaba  perdido en altamar bajo una lluvia incesante de una tormenta tropical, pero los pescadores ya se habían hecho victimas del buque y decidieron bloquear el puerto por la “afectación a la pesca” y otros daños a acumularse.

Casto García Serna el eterno dirigente pesquero tenía su  cuartel de decisiones en la sede de su cooperativa pesquera, ahí estábamos algunos periodistas indagando sobre la posición de los pescadores en torno a su reclamo, entre los pescadores también estaba un diputado federal, el día estaba nublado, casi obscuro, las lanchas de los pescadores iban y venían del punto de bloqueo al centro de operaciones, en una de esas llegó una embarcación y sus tripulantes gritando a todo pulmón que los marinos habían detenido a algunos compañeros, en efecto en el rio a la altura de la zona naval, la comandancia naval puso un largo cable atravesando el rio lo que obliga a las lancheros a detenerse siendo requeridos por los uniformados.

Confirmado el hecho ahí va un pelotón de lanchas con pescadores, diputado y periodistas, al punto de detención, un indignado Casto García Serna y el diputado exijan hablar con el alto mando, se les permitió subir al embarcadero de la zona naval, y ahí vamos los periodistas exigiendo estar presentes, una consulta rápida con el mando inmediato superior y ¡trépense¡ Fue la orden para saltar de la lancha al embarcadero.

Ya en la sede naval, estaban los pescadores detenidos a resguardo de la lluvia pero recluido en un espacio con la consigna de esperar órdenes, ahí también estaba Casto el pescador,  y el diputado, y ahí también nos quedamos Samuel Ponce corresponsal de Excélsior, Andrés Recillas corresponsal en Michoacán del Norte y quien esto escribe.

Retomando la historia del Betula la espera se alargó sospechosamente, bajo la vigilancia de un pelotón de marinos, no podíamos movernos del lugar, llovía a cántaros, de tiempo en tiempo un sonriente oficial acudía a darnos como ánimos:- ya merito los atienden- decía propiciando el reclamo de pescadores, la indignación del diputado y el consabido atropello a la libertad de expresión o algo así que escupí

amos los periodistas, lo que obliga al oficial a dar la graciosa huida, caso que se repitió unas tres veces en más de 4 horas de reclusión.

Ante el fastidio del momento un periodista le preguntó al diputado que de qué partido era, pues resultó ser del PRD, en aquellos  años los del PRD eran apestados para el poder y  (ahora todos huelen igual) así que el fuero legislativo no era muy bonificable en esa situación, nosotros le expresamos al legislador, que no era ni del distrito ni del estado ni me acuerdo como se llama, que su origen político acabaría por jodernos.

Más tarde ya de noche no pidieron que desalojáramos, y nos treparon a un carro militar de la Armada, ante los reclamos de todos y el oficial que nos informó que nos llevarían ante el ministerio público federal.

El MP Federal no estaba muy lejos de la zona naval, en unos 20 minutos llegamos y hay vamos como unos 35  individuos, atiborramos el edificio de la autoridad, el agente del MP recibió una lista con los detenidos, pues la Marina decidió entregar a  toda la mancha de alborotadores a la autoridad correspondiente, hay que reconocer que el agente del MP se deshizo en disculpas primero con el diputado asegurándole que no estaba detenido (la magia del fuero a políticos) -no que va señor diputado, por favor, pésele, pásele, a la oficina, use el teléfono si gusta- era un mar de atenciones el funcionario, ya luego se dirigió a nosotros los periodistas, igual observando que no estábamos detenidos ni nada parecido eso sí, aclaró que los pescadores si estaban detenidos y solo esperaba un autobús pues iban a  ser traslados al penal de Uruapan, el único que se encabronó fue Samuel Ponce pues su nombre estaba en la lista de los pescadores con destino Uruapan, nosotros también le reprochamos al MP que no validara el listado y excluyera a Samuel de los compas pescadores. Pero no, el buen Samy no se fue a Uruapan, ahora radica en Morelia (fue lo mejor para todos)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*