Home / Locales / La compleja tarea de “modernizar”  la basura en Lázaro Cárdenas
La compleja tarea de “modernizar”   la basura en Lázaro Cárdenas

La compleja tarea de “modernizar”  la basura en Lázaro Cárdenas

 

 

Carlos Torres Oseguera

 

 

El gobierno municipal busca alternativas para aprovechamientos de la basura, la propuesta no es nueva, es cíclica, cada administración de gobierno local en su momento se ha replanteado esta necesidad sin que se llegue a nada, desde 2007 en que al ayuntamiento porteño pagó un anticipo 2 millones de pesos por un proyecto que nunca aterrizó, los sucesivo gobiernos han anunciado planes de concesión de la basura sin llegar a nada.

 

Un comunicado de presidencia municipal informa de un viaje que la alcaldesa María Itzé Camacho Zapiain en compañía de regidores y funcionarios municipales  “acudieron a ver como se manejan el proceso de recolección y disposición de residuos sólidos y líquidos (basura) en la ciudad de Querétaro, quien ha obtenido premios y reconocimientos por mantenerla limpia”.

 

Ladrillos de basura

Para la autoridad municipal que es la obligada a prestar el servicio de recolección de basura, es una tarea costosa y  suele ser el indicador más visible ante la ciudadanía sobre la capacidad o incapacidad del gobierno para hacer su trabajo, y todos han tenido su crisis por la acumulación de desechos en la calle, quizá el gobierno de Itzé Camacho aún no ha entrado en esa disyuntiva, pero su antecesor Armando Carrillo Barragán lo enfrentó de tal que hasta lo citó en su 1er Informe de Gobierno  “consecuencia de haber recibido un tren vehicular averiado”, durante el trienio se había planteado concesionar el servicio, hubo más de una propuesta y la más “novedosa” fue una de encapsular la basura y hacer algo parecido a los ladrillos.

El gobierno de Carrillo Barragán optó por disponer contenedores en la ciudad, nada nuevo pues ya años antes el alcalde David Zamudio había promovido esta práctica cuyo único inconveniente es que un mucho la desconsideración ciudadana, satura los contenedores derramándose en el lugar la basura, aquí el reto de la autoridades es  la capacidad de recolección las más de las veces rebasada por avería en los camiones o falta de unidades.

 

De Proliquidez a otras

 

La disyuntiva de concesionar  la basura, propuesta que en varias ocasiones le han “vendido” a los bobiernos de turno,  pues no ha salido de la autoridad municipal, más bien se las han ofertado, y del antecedente más lejano en la administración de Gustavo Torres Camacho, en marzo  de 2007, decidió otorgarle a la empresa Promotora de Liquidez (Pro liquidez) la concesión  por 30 años, del proyecto de aprovechamiento de los residuos sólidos municipales, estableciéndose  que el propio  gobierno municipal será accionista del mismo.

La propuesta: aprovechar toda la basura como combustible para la  generación de 2.8 megawatts de energía eléctrica, mismos que podrán ser incorporados a un precio menor a soportar las necesidades de energía eléctrica del municipio, la condición inicial, que el gobierno destinara 2 millones de pesos, para estudios preliminares,

El proyecto costaba  230 mdp que cubriría Por liquidez,  que recuperaría su inversión y sería negocio el cobrarle  al ayuntamiento 70 pesos por cada tonelada de  basura que llevara  a la planta, y además,  compraría el fluido eléctrico que generara la misma empresas asumiendo que será un 10% menos que lo que cuesta en CFE. A la fecha de  Proliqudes y los 2 mdp que dio el ayuntamiento se esfumaron, tampoco se entendió en qué sería el gobierno local accionista más bien fue víctima.

 

Con Mariano Ortega Sánchez en la administración municipal, una empresa Protección Ecológica Mexicana (Proteco)  pidió una concesión por 20 años, y un terreno donde hacer la separación de los desechos a cambio reduciría los costos de recolección y transporte de la basura. La propuesta es que  aprovecharían el 70 por ciento  de la basura que se genera en la región, y solo menos de la tercera parte se iría al relleno sanitario, lo que alargará la capacidad del receptor de basura y lo más importante, no se tendrán que mover los carros recolectores hasta el tiradero a más de 30 kilómetros de la ciudad, la descarga se haría  en la rampa a construirse junto con la recicladora la que se erigirá a unos 4 kilómetros de la comunidad de Buenos Aires de ahí, en dos carros góndola que tiene el ayuntamiento se llevaría la basura inaprovechable al relleno sanitario, se formó una comisión de regidores para la factibilidad de otorgar el permiso que fue al parecer  avalado, sin embargo la empresa solicitante ya no regresó.

 

De basurero a pomposo Relleno Sanitario

La basura es un problema que empieza en las calles y no acaba en cuanto a su destino final donde la contaminación sigue haciendo de las suyas,  el receptor de los desechos sólidos de la zona urbana ha tenido su itinerario, de los que recordamos estaba uno allá por donde está el Tecnológico, entonces era un lugar alejado de la zona poblada, llegó la mancha urbana y el basurero “oficial” se destinó en una barranca a unos cuantos metros de la presa de la Villita, allá por 1994 se clausuró el tiradero de La Villita y  dio lugar al pomposo “Rellenos Sanitario”  a 30 kilómetros  de la ciudad (4 veces más la distancia al anterior basurero)  nada que presumir, solo cambiaron de barranca y cuadruplicaron los costos de arrastre de la basura, eso sí, presumieron que ya no se contaminaría el río Balsas con el anterior basurero, no comentaron de que el actual tiradero la barranca donde está es cauce de un arroyo temporal de unos 10 kilómetros  que desfoga en el estero de Pichi.

El relleno quedó lejos de la ciudad pero a no más de 2 mil metros de San Juan Bosco, una comunidad que ha recurrido en diversas ocasiones a bloquear el acceso al basurero por la plaga de moscas que han sufrido, emanadas del receptor de 200 toneladas diarias de basura.

 

 

Ahí mismo, a finales de   2010 se inició el proyecto de suplir el basurero que ya tenían el precepto de relleno sanitario, pero no dejaba de ser un simple receptor de basura, por lo que hubo necesidad e apegarse a la normatividad ambiental, la obra contemplada a concretarse en 4 meses, con un costo de 15 millones 550 mil pesos, se  incrementó a 22 mdp, y con más de un año de retraso el nuevo relleno sanitario quedó inconcluso por la falta de liquidez de la administración municipal. (Empezó con Mariano Ortega y debió pero  no lo concluyo Arquímedes Oseguera) En la actualidad el rellenos sanitario está casi a tope, estiman que en este mimo año ya no cabrá ahí más desecho urbano, asunto que debe atender la alcaldesa Itzé Camacho.

 

El heredero del gobierno de Mariano Ortega, el también perredista Arquímedes Oseguera Solario también tuvo pretensiones de dar el servicio de la basura a un concesionario, como no acostumbraba a notifica a sus regidores de muchas de sus decisiones, en el cabildo aseguraban que ya había cedido derechos a un particular, esto trascendió por el reclamo de un grupo de pepenadores inconformes que aseguraban había un concesionado para hacer la separación de los desechos, incluso  se estaba habilitando en terreno para un sistema de bandas que agilizaría el manejo de la basura. El reclamo  de los pepenadores es que acabaran desplazados por un negocio particular, dejando en la incertidumbre a unos 150 personas que dependen económicamente  de la basura, con ingresos semanales de no más allá de 600 a 700 peso.

Lo regidores de aquella administración asumida que el presunto concesionario, beneficiado por el alcalde Oseguera Solorio   solo iba  a seleccionar la basura en el relleno sanitario, el ayuntamiento seguirá con la recolección y acarreo, lo que al final de cuentas es lo más costoso para la administración. Se presumi que eras Proteco la empresa que planteo el proyecto a Mariano Ortega, también se decía que   una empresa de Guadalajara iba a ser  la encargada de la basura, y se encargaría de recolectar los desechos, seleccionarlos inclusive, mantener limpia la ciudad. Ante esto el entonces sindico municipal  Manuel  Barreras Ibarra aseguraba que había más de una propuesta  sobre a quién dar la concesión la basura concluyendo: “A quien  nos garantice que al Ayuntamiento no le va a costar, entonces le entramos”

Sin embargo nunca hubo como a  la fecha un operador privado de la basura, asunto que por igual, mueve al sindicato municipal que ha rechazado cualquier intento de que esto pase.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*