Home / -En Campaña- / Los apuros del Jueves Negro
Los apuros del Jueves Negro

Los apuros del Jueves Negro

Carlos Torres Oseguera

Recibí una foto que me tomaron hace 13 años, cuando la vi me vi extraño, no atinaban de qué se trataba, la memoria es una cámara fotográfica que demanda de segundos para retomar aquel momento, el 20 de abril de 2006 en que se enfrentaron obreros y policías enviados por el entonces nefasto presidente de  México Vicente Fox, para “recuperar” la siderúrgica que entonces se llamaba Sicartsa y Mittal Steel, no lo consiguieron, el saldo dos obreros muertos, 141 días de la huelga más larga en la historia de la siderurgia local, (del 2 de abril al 21 de agosto 2006) decenas de vehículos incendiados al igual que un edificio administrativo de la empresa, las perdidas en Sicartsa por el conflicto, se estimaron sobre 30 millones de pesos diarios según la empresa, que terminó  cediendo ante la parte obrera, reconociendo a Napoleón Gómez Urrutia (origen el conflicto) como el líder de los mineros   y pagando los salarios caídos por 142 días de inactividad, mas delante Grupo Villacero ante el ale

jamiento con la parte obrera optó por vender Sicartsa al vecino Mittal Steel. (Hoy Arcelor Mittal dueños de todo)

 

La foto me la hizo llegar 13 años después, un  colega fotógrafo, Rubén Adame, en la imagen un servidor enfrenta la ira desbordada de obreros culpándome  -culpándonos- (como periodista) por sus desgracias y seguramente por nuestras “mentiras “.

 

Afortunadamente al encabronamiento de unos, se dio la solidaridad e otros que evitaron que este reportero no sufriera mayor agresión que las consabidas mentadas de madre y un lárgate de aquí que mejor valió atender.

 

Cosas de la vida, entre las fotos que saqué en aquel infausto día, hay una de un trabajador señalando el cuerpo de un compañero caído aquel 20 de abril de 2006, en una calle aledaña a la siderúrgica: Tómale la foto, a ti no te disparan, me decían los furibundos obreros de la siderúrgica que habían iniciado desde el 2 de abril,  una “huelga de hechos” contra las dos siderurgias, Sicartsa y Mittal Steel degenerando en la mañana del  20 de abril de 2006, en que el gobierno quiso curar su impaciencia echando la policía a los trabajadores de Sicartsa, y pudo más la furia obrera que el adiestramiento antimotines, pudo más el orgullo  social que el “vayan a romperles la madre” ordenado por el gobierno, que muy al estilo de lo que dejó Vicente  Fox, su dialogo incluía el garrote, y el mismo Presidente les diría a una comisión de mineros que fueron a Uruapan por donde andaba el mandatario, a pedirle resuelva la situación en Sicartsa, y si,  les dijo Fox, “pronto van a tener noticias, cuenten con ello” les confió, y la respuesta es de todos conocida, un ataque artero con la fuerza policiaca que acabó incendiando la acería porteña y decenas de vehículos de la empresa y de particulares en las calles aledañas, y la derrota contundente del presidencialismo rastrero “con los de la pachocha” otra frase foxista en referencia los dueños de la siderúrgica, grupo Villacero, y 141 días después nada se resolvió, la autonomía sindical origen del paro laboral sigue igual, y lo peor, la empresas proyectada por el general Cárdenas para aprovechar la riqueza mineral para los mexicanos, acabó en su totalidad vendida a extranjeros, el vecino Mitta Steel le compro a Villacero  lo que quedaba de Sicartsa y sus minas las Truchas, y nació Arcelor Mittal por otras  fusiones con acerías  europeas.

 

Esta  foto del  obrero cubierto por  una sábana blanca como muchas otras, se publicaron en La Jornada, yo era corresponsal de la ya desaparecida  Jornada Michoacán, portaba yo una cámara digital Kodak que para enfocar, había que aguardar dos o tres segundo que en una tarea de periodismo es una eternidad, y ya tomada la imagen otros dos o tres segundo para que se guardara en la memoria.

 

Pasado el susto, pues lo hubo, de los obreros que me echaron la culpa por sus males, y que igual me echaron del lugar, opté por buscar otros ángulos de actores menos coléricos, como dos mujeres arrodilladas con las manos al cielo orando por lo que ocurría, esto  a tres cuadras de donde estaba la furia obrera que acabó correteando a las fuerzas del Fox mandado por los Villacero  -no lo entendería de otra forma-

 

Vi arriba en un edificio con cámaras y micrófonos, compas reportero de la televisión, a buen resguardo y con sus telefotos acercando la  acción sin riesgo para ellos, me dio envidia por sus equipos y coraje por su resguardo timorato, y para hacer más irónica mi situación, recibí una llamada de la Jornada Michoacán donde me decían que si tenía fotos de lo que pasaba en la siderurgia “si no van a caer cabezas”.

La sugerencia me llevó a  otro derrame de adrenalina pero ahora contra un guey de Morelia –Jornada Michoacán- y otros en México -La Jornada-que antes de saber de mi situación ya me estaban corriendo;  más tarde, cuando quedaron los carros incendiados, las “balas” de pellets y otras balas de adveras y  cientos de piedras enfrente al acceso a la siderúrgica, llegaron compas fotógrafos  de Morelia y México de ambas Jornadas, con cámara fotográficas no chingaderas como mi Kodak de menos de mil pesos, lo que me costó, pero solo tomaron ladrillos esparcidos, carros quemados, curiosos deambulando en lo que horas antes había sido un campo de batalla, al final mis fotos ocuparon un par de planas de  la Jornada tanto nacional como la de la entidad.

 

En circunstancias como la de ese Jueves Negro de 2006, la noticia trasciende fronteras, y una foto del compañero Arnulfo Mora que entonces era directo del diario Panorama del Puerto, igual con una camarita de esas prácticas y baratas en comparación al costo de un equipo de un bien armado reportero gráfico, acabó tomando la foto que  acompañó el suceso en diarios internacionales, la imagen era un horizonte en donde se levantaba una pírrica columna de humo de una construcción que acabó por los suelos, y algunos obreros sobre la misma, esa imagen se convirtió en el ícono internacional de una  lucha obrera que, hoy, 13 años después, el líder obrero que se defendió entonces, ya está en México tras más de una docena de años  en el exilio,  de honorable senador, (creo que a eso mismo aspiraba cuando se dio la “revolución” que citamos en esta nota) y tuvo el buen tino de venir a Lázaro Cárdenas, triunfador, para formar su mega sindicato internacional, donde se dio el  anuncio oficial de la toma de nota el pasado 17 de abril de 2019,  en lo que fue  la primera asamblea nacional de la  Confederación Internacional de Trabajadores  (CIT), lo que calificó como “un paso adelante en la consolidación de los derechos laborales de las y los trabajadores mexicanos. Vendrá a reordenar el sector laboral y contribuirá para llevar a la clase obrera a un campo de mayor justicia y libertad”

 

Pero ni si quiera  tuvo el detalle de hacer el protocolo de lo que podría ser la nueva CTM, en la conmemoración del nefato Jueves Negro, a fin de cuentas propiciado en su defensa, entonces el gobierno foxista le negó la toma de nota como dirigente  sindical, lo que ocurre 13 años después pero a tres días del aniversario 13 de una amarga página que vivió no el obrerismo porteño si no todo los que estamos aquí y acabamos teniendo enfrente una siderúrgica que el General Lázaro Cárdenas quiso para los mexicanos y acabó en extranjeros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*