Home / -En Campaña- / Fallece periodista Arnulfo Mora Orozco
Fallece periodista Arnulfo Mora Orozco

Fallece periodista Arnulfo Mora Orozco

Carlos Torres Oseguera

 

 

En la tarde de este domingo tras ser ingresado en una clínica de la ciudad falleció el periodista y gran amigo Arnulfo Mora Orozco, la noticia de su muerte nos llegó con la impensada sorpresa  de un rayo fuera de temporada.

Recién cumplió los 60 años, Arnulfo tenía planes de vida, tras un engorroso trámite para acceder a su pensión, cumplido el mismo, se replanteaba seguir el oficio periodístico ahora más por pasión que alternativa económica, ante lo poco productivo que está resultando el oficio, Arnulfo Mora llegó a dirigir dos diarios, Infórmate y Panorama.

 

Nativo de Apatzingán, nuestro amigo llegó a Lázaro Cárdenas y empezó a trabajar lavando baños en Sicartsa, ingresando por la vía sindical donde fue Secretario del Trabajo en la Sección 271 del sindicato minero.

 

En su fase de obrero fue un recalcitrante militante de la izquierda lo que le introdujo en la lucha sindical con el grupo Democracia Proletaria, accediendo con ello a la dirigencia sindical donde vivió experiencias históricas como la reducción del 50 por ciento de la plantilla laboral para facilitar al venta de la siderúrgica.

 

Su pasión por el periodismo lo empezó a ejercer en El Quijote, un semanario icónico del periodismo porteño por donde muchos pasamos. En la administración de David Zamudio Gutiérrez (1999/2001) incursión en la política como encargado de prensa y luego como secretario particular.

 

Después nació su proyecto “Infórmate” un diario que marcó un momento importante para el periodismo local, luego de una ruptura con sus socios, salió del mismo para emprender un nuevo proyecto, Panorama del Puerto, del cual rememoramos el siguiente mensaje que a propósito de su cambio de empresa un servidor le dedicó:

 

OTRO PANORAMA

 

Hay gente testaruda. Arnulfo Mora, según se percibe, lo es, de aquella su aventura al mando de Infórmate, un proyecto periodístico imputado a él, en sus buenas y en sus mala,  que en un día insospechado apareció así nomás, ante una comunidad  abstraída a su cotidianidad esperando quizá muchas cosas por venir  en este puerto al que le falta todo y todo se nos tiene prometido, pues llegó Infórmate,  un diario que pudo haber traído todas las intenciones particulares pero en lo inmediato,  nada aportaba a la cosmogonía citadina tan atenta e indiferente a las novedades de la ciudad. que el nuevo diario necesitó de una tremenda dosis de perseverancia para pegarse a la posibilidad de la costumbre.

 

La tarea, hay que reconocérsela al amigo Arnulfo Mora, si bien no fue fácil al final pudo haber sido más complicada y no lo fue,  el trabajo periodístico se fue asentando al ánimo de la aún seleccionada comunidad que  tiene la disposición de invertir 5 pesos diarios para  calibrar la ciudad en base a la referencia matinal.

 

Con esa misma espontaneidad en que apareció la propuesta periodística de Arnulfo  Mora ya como flamante director  de un diario,  igual dejó de circular y entonces hubo el extrañamiento, la especulación, el cuestionamiento que luego se convierte en una impertinencia,  el andar  dando razones diversas  a cada indagador, pero debe quedar el halago  de que esa serie de comentarios por la ausencia del diario simplemente lo hace más presente que nunca  y a ello obedece que  se retome la propuesta en otro nombre, quizás otras formas, pero con el sello propio de Arnulfo Mora, un peón del periodismo porteño desvarado por  acciones internas que habrán chocado con la posición estricta de responsabilidad, al frente de  un empresa que no puede tener más condición que la proporción física de  ver negro lo que es negro y blanco lo blanco, así de complejamente sencillo se hace la tarea de informar, y cuando se tiene  certeza de la honorabilidad del trabajo y la tarea pública que se ejerce atrás de un diario, lo más sano es perder ese hijo putativo que tuvo que abandonar Mora en el caso de Infórmate.

 

Poco tiempo pasó para que Arnulfo se ponga al mando de otro navío, y las primeras aguas a navegar serán las de las nuevas especulaciones sobre el cómo y el porqué, ya dará él sus razones, pero habrá de reconocerle su espíritu emprendedor en este fascinador oficio que muchos envidian pero pocos lo saben sortear y si bien, Mora Orozco  no es un Francis Drake del periodismo, ya tiene tiempo que dejó de ser un marino más, y ahora tiene el nada fácil reto de mantener boyante su nueva propuesta, Total  el compañero ya se nos plantó en el oficio  y hay que ver su PANORAMA que  obliga a superar anteriores aventuras. ¡SUERTE!

 

Esto debió ser allá por 2005, la memoria me falla, y su empresa acabó años más tarde naufragando entre otras cosas por su convencimiento de que no vendería su periódico en base a las notas policiacas, Arnulfo Mora estaba convencido de hacer periodismo sin amplificar las desgracias de la ciudad.

 

Arnulfo Mora siguió el oficio de reportero trabajando para medios locales o como corresponsal, entre esto y las opciones que tuvo en los últimos años de trabajar en la oficina de Comunicación Social del Ayuntamiento o generando polémica en el mundo de la política local con su columna Perfiles.

 

Este domingo 5 de mayo Arnulfo Mora se convirtió en una helada mala noticias para los que le queríamos y para los cientos que le conocían, vaya una oración por él, un abrazo y resignación para su familia, y no sean solo alabanzas para el amigo muerto, tomando en cuenta la realidad con serena entereza de que para allá vamos todos.

Letras arriba te dije SUERTE ahora, amigo, te digo HASTA SIEMPRE.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*