Home / Locales / Puerto-Ciudad entre recicladoras a distribuidor vial
Puerto-Ciudad entre recicladoras a distribuidor vial

Puerto-Ciudad entre recicladoras a distribuidor vial

Carlos Torres Oseguera

 

La Administración Portuaria Integral y el Ayuntamiento anunciaron el inicio de la construcción de un distribuidor vial que sería financiado la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT) entiéndase  federación,  o más oportunamente eso que busca la relación Puerto-Ciudad, que ya ha aportado algunos beneficios como unas plantas recicladoras de aguas negras, el malecón y una calle paralela  la siderúrgica, algunas obras se han dado por circunstancias más allá de un acuerdo mutuo.

 

El puerto de Lázaro Cárdenas empezó a reactivarse  en el arranque del presente milenio, con el movimiento de carga de contenedores y de autos, esto incrementó el nivel de ingresos para la federación  través del puerto, y atrajo más empleos, más población a la ciudad, a la que el crecieron a demanda de servicio pero no los ingresos para su operación urbana.

 

Ahí nació la sentencia de puerto de primera con ciudad de tercera que a la fecha no se ha anulado, pues las carencias urbanas siguen predominando.

La primera acción que llegó de la autoridad portuaria para con la ciudad fue la remodelación de tres plantas de tratamiento de aguas negras que se había construido con la ciudad  por el desparecido Fideicomiso para Lázaro Cárdenas (fidelac), en la década de los 70s, pero las plantas se desplomaron en menos de 10 años por que el gobierno local no pudo con el costo de su mantenimiento y operación, hasta 2007 en que la API costeó la reconstrucción de las tres plantas invirtiendo para ello 55 millones de pesos, con éxito relativo a la fecha solo una de las tres plantas sigue operando.

 

Esa obra sería la primera aportación federal por conducto de la API, que le dio cordialidad al concepto Puerto-Ciudad,  luego la construcción del puente Albatros y después el Malecón sería otros dos proyectos en que la parte portuaria le dio connotación de correspondencia con la ciudadanía, en el caso del Albatros implicaba que ya no habría tránsito de carga pesada del puerto por la zona urbana, y del Malecón  acabó siendo una obra compartida con el gobierno  de Michoacán que construyó el paseo, en tanto el puerto hizo el reforzamiento del suelo, inicialmente argumentando que el lugar era parte del recinto portuario, en la API fueron reacios a ceder el acceso por donde hoy está el malecón sin duda, el paseo más atractivo de la ciudad.

 

Otra obra con recursos portuarios fue una calle de  600 metros de dos carriles paralelos a la plaza Voluntad de Acero frente a Arcelor Mittal, concretada por un conflicto entre el gobierno municipal y la siderúrgica, entonces el lugar era una franja desaprovechada y casi en el abandono, que el municipio intentó rescatar junto con el parque Voluntad de Acero, argumentando que son espacios municipales, sin embargo la siderúrgica se amparó para mantener el   predominio del lugar, el  conflicto dio lugar a la construcción de esta calle, en donde Arcelor Mittal y ayuntamiento se erigieron  como donadores del terreno en tanto la API invertiría  5 millones 370 mil

 

pesos en la obra que consiste un pavimentar 600 metros de la calle Voluntad de Acero, con cuatro carriles y camellón al centro, drenaje pluvial y alumbrado.

Por cierto la obra quedó pésima, con hundimientos y las tapas del  drenaje pluvial se muestran como aplastadas por alguna extraña mecánica de suelos que mantiene la deformación del pavimento incluso es más visible en las banquetas que lucen desboronadas.  La calle suele ser estacionamiento de carros pesados.

 

El nuevo proyecto que se anunció en la API,  esta misma semana como Convenio de Colaboración para la Modernización de Vialidades de Acceso al Puerto, fue anunciado en sendos comunicados emitidos por la API y el Ayuntamiento, con la observación que en el escrito de la parte municipal se destaca como  de la construcción del distribuidor vial en la avenida Tulipanes para  arrancar el próximo mes de noviembre y culminar la obra en 15 meses.

En tanto el comunicado que emitió el  Puerto sobre lo mismo, para nada señala del lugar de la obra no lo define como distribuidor vial si no como “proyecto de infraestructura que vendrá a facilitar la circulación de vehículos, reflejando menores costos de operación y realizar una mejor actividad económica en la región, el estado y el país en general”  concluyendo que se busca resolver la problemática que se presenta en las vialidades que conectan la ciudad con el Puerto Lázaro Cárdenas.

 

Un dato meramente curioso, el actual director del puerto Raúl Antonio Correa Arenas, era hace 15 años el director de ingeniera y proyectos de la API, a él le tocaría atender lo de las tres plantas de tratamiento de aguas negras.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*