Home / Locales / De un terremoto, sus simulacros y la pandemia
De un terremoto, sus simulacros y la pandemia

De un terremoto, sus simulacros y la pandemia

Carlos Torres Oseguera

El pasado 19 de septiembre  cumplieron  35 años del terremoto de 1985, la fecha suele ser recordada con un simulacro sobre cómo actuar ante una contingencia sismológica; este ritual  de cada año no se realizó el pasado aniversario del terremoto más fatal que se ha vivido en el país y que cambió la forma de ver en la nación las emergencias ante catástrofes, paradójicamente la anulación del simulacro obedece a otra suceso de magnitud mundial, el coronavirus, una pandemia que en Lázaro Cárdenas en lo particular y en México en lo general se ha cobrado más vidas que los sismos de 1985.

En la Ciudad de México por su consecuencia, y en Lázaro Cárdenas por haber sido el epicentro del terremoto, se han realizado los simulacros que de hecho se extiende a muchas ciudades el país, ya que sería aquel  sismo el que propició la cultura de la Protección Civil, lo que supone el informar a la sociedad sobre los riesgos que enfrenta en cada región y en ese aspecto ha trascendido que Cd Lázaro Cárdenas está dentro de las zonas más vulnerables del país; el puerto está bajo el riesgo de terremotos, tsunamis, ciclones, riesgos de conflagraciones químicas por la actividad industrial, sociales por circunstancia  políticas, sociales, sindicales etc.

Han pasado tres décadas y un lustro que dejaron atrás la experiencia del 19 se septiembre de 1985, pocos recuerdos físicos devastadores del temblor de tierra siguen resientes, como el hotel La Loma en Playa Azul, otrora el mejor  albergue de la región costa, se resquebrajó en todos los muros  de sus 100 habitaciones, la mejor hostería de su tiempo desde entonces quedó en ruinas, sin embargo aun opera su alberca y quizá algunas habitaciones.

Aquel sismo, que movilizó a la ciudad  a las 7 de la mañana con 19 minutos, los edificios  más grandes como el hotel Casablanca, el edifico Famy, el Santa Fe mostraban los estragos de la  sacudida terrestre sin embargo los daños fueron menores, siguen en pie.

Recordar que ese día se esperaba al Presidente de México Miguel de la Madrid Hurtado se iba inaugurar NKS, Pemex  y Productora Mexicana de Tubería, pero el terremoto de las 7:19 de la mañana obligó  al Presidente  suspender su visita en ese infausto día, la capital mexicana sufrió la mayor tragedia natural de su historia, de las emperras a inaugurar aquel día, ya no existen NKS y PMT.

 

El terremoto de 1985 cambió la forma de ver en el país las emergencias ante catástrofes, con el apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA) a través  de organismos federales, se formuló un programa deforma y procedimientos de prevención  de desastres, para aplicarse en dos ciudades caso que permitan desde su  ámbito de desarrollo reducir  las condiciones de peligrosidad, éstas son Cd Guzmán en Jalisco y Lázaro Cárdenas en  Michoacán, impactadas ambas por el sismo de 1985.

En 1990 fue publicado el documento de  la ciudad caso 2, el de Lázaro Cárdenas cuyo diagnóstico fue que la región está dentro de las zonas más vulnerables del país, el puerto está bajo el riesgo de terremotos, tsunamis, ciclones, riesgos de conflagraciones químicas por la actividad industrial, sociales por circunstancia  políticas, sociales, sindicales etc.

El estudio elaborado aquel entonces no pudo ser más certero, toda vez que la región ha enfrentado situaciones de apremio, los terremotos han sido los más puntuales en el sentir de la ciudadana, del riesgo industrial hay una contaminación imparable en aire tierra y agua, que de alguna forma se estipula dentro de los parámetros permitidos según la fraseología oficial

Pero sustos reales se han dado, una explosión en la siderúrgica en el caso más sonado, en 2002  costó la vida a cinco personas que laboraban en el lugar.

 

Hay que sumar ahora los riesgos epidemiológicos con el coronavirus, aunque este tipo de emergencias ya se han hecho presente en la región,  en julio de 1992 se reportó un brote de cólera en una colonia de la Respuesta Social, un cerco sanitario aparentemente resolvió la situación, pero tres meses después, luego de intensas lluvias e inundaciones,  el cólera surgió explosivo saturando los hospitales con más de 250 casos de  gastroenteritis, ya se habían reportado 5 muertes, las autoridades como siempre, guardaron cifras y negaban que fuera el cólera, aunque los hospitales, en el área de urgencias el aislamiento era tal y tan estrecho, que en el  Seguro Social usaron hasta el  áreas de espera para resguardar enfermos, finalmente se reconoció que había sido 14 los muertos por el cólera.

 

De las otras calamidades se recuerda un incendio en Fertinal en un basurero de cenizas de azufre esto en abril de  2014,  lo que generó una columna de humo blanco que incidió en la zona urbana provocando irritaciones en ojos y vías respiratorias de tal que fue necesario usar tapabocas, muchos negocios cerraron, los efectos del humo tóxico se sintieron en toda la ciudad, generando expectación sobre el agente causante, la empresa cínicamente argumentó que era vapor de agua, esto es un ejemplo vivido del riesgo de la ciudad por eso químico.

 

El riesgo social se ha sentido en más de una ocasión y  el caso más crítico fue el denominado Jueves Negro del  20 de abril de 2006, el gobierno federal intentó desalojar a los trabajadores en huelga de Sicartsa con el uso de la policía, la frustrada acción  acabó con dos obreros muertos, decenas de vehículos incendiados al igual que un edificio administrativo de la empresa, las perdidas en Sicartsa por el conflicto, se estimaron sobre 30 millones de pesos diarios según la empresa.

 

En lo climatológico las inundaciones son comunes, con irrupciones en las vais de comulación, y el ciclón más  contundente que ha tenido al zona el  Madelaine que generó daños por 38 mdp, 4 muertos y 400 damnificados, y un singular recuerdo, el entonces Presidente de Mexico, Luis Echeverría tuvo que suspender un viaje al puerto para inaugurar Sicartsa, al llegar primero el huracán Madelaine la inauguración de la siderúrgica más grande del país esperó 5 meses más en ese mismo 1976.

Otra anécdota fue que con el terremoto del 19 de septiembre de 1985 se  canceló la visita  de Miguel de la Madrid al puerto ese día iba a inaugurar algunas empresas del estado como NKS y Pemex.

 

Así que la pandemia de coronavirus que a la fecha se ha cobrado 213 vidas en el municipio y 1485 en Michoacán y más de 73 mil en el país, es una especie de terremoto continuo que ha cerrado playas en Semana Santa, cancelado fiestas en marzo, festividades patrias, entre otras muchas acciones de incidencia económica, y hay aun quienes no se la creen o simplemente les vale

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*